ME GUSTA Y COMPARTE

UNA DESICIÓN POR DIA

 
 
¡Aprende a gobernarte y saca el máximo de tu potencial!

No hay nada más motivador que el propio desarrollo personal. ¿Sabes porqué?, porque es cuando notamos que estamos creciendo personalmente, sabemos que hemos hecho algo por nosotros mismos y cuyos resultados percibimos. Entonces sucede algo maravilloso: Valoramos lo que hemos hecho. Nos valoramos a nosotros mismos. Quizá nadie más lo note, pero nosotros conocemos los resultados y eso es suficiente para que la motivación por seguir creciendo, por seguir siendo tú, por seguir viviendo siga empujándonos con energía hacia delante, hacia arriba.

Puede que sea componer una canción, puede ser llevar en el gimnasio 3 semanas y notar que tu cuerpo varía en la dirección que tú querías, puede que sea dejar de fumar, puede que sea escuchar mejor a las demás personas, puede que sea diseñar una estrategia empresarial y ver los resultados o puede que haya sido decidir levantarte pronto a partir de ahora o lavarte los dientes 3 veces al día.

En cualquiera de los casos tomaste una decisión, tomar una decisión te devuelve tal gran cantidad de energía para tu cuerpo y tu mente que no sería capaz de describirlo pero tú seguro que sí. Mira, recuerda algún momento en los que tomaste una decisión en tu vida. ¿Cómo te sentiste?, trae un momento el recuerdo y siente cómo te sentiste tras tomar la decisión y ver los resultados.

¿Enérgic@? ¿Con fuerza? –> Exacto!

Por eso, cada vez que tomas una decisión creces. Vas en un camino lleno de fuerza y energía. Un camino que te llevará a ti lejos y más a tus hijos porque aprenderán de una persona grande y una persona admirable.

Pero lo difícil es tomar una decisión. Bueno, para eso existimos gente como yo que te ayudamos a saber cómo.

1.Necesitas un momento para ti solo, con calma y entonces preguntarte: ¿Qué me haría mucho más íntegro o más feliz, o qué me haría estar mucho más en paz conmigo mism@? –&gt Contéstate. Conoces la respuesta: Quizá sea dejar de comer chocolate. Quizá sea dejar de comerte las uñas o de crujirte los dedos. Quizá sea querer más a tu pareja o a tus hijos, o quizá sea hablar un poco más con tu familia. Puede que sea sacarte el carnet de conducir o cambiarte de trabajo. Hasta puede que sea aprender a nadar o volver a nadar en la piscina. Algo… te haría más íntegro. Más feliz. Más en paz contigo mism@. Es una respuesta que solamente tú tienes y que solamente tú entenderás.

2.Una vez que tienes la respuesta, pregúntate: ¿Qué significaría para mi hacer esto? o ¿Qué sentido tiene para mi dejar de hacer esto? –> ¿Cómo afectará esto a mi vida?. Dale la trascendencia que tiene en tu vida. Siéntelo. Juega con tu mente al rededor de este asunto. Quiero que hagas una imagen de ti en cada situación que se dará en el futuro y tú habiendo tomado esta nueva decisión. ¿Cómo te verás?, ¿Cómo te verán? Experimenta en el presente lo que sentirás en el futuro cuando lo hayas conseguido.

3.Esta es la parte más decisiva. Piensa en dos o tres personas importantes para ti en tu vida. ¿Están? ok. Escucha su voz pidiéndote que lo hagas. Escucha su tonalidad de voz. Escucha cómo te lo piden. Con qué caracter. Intensifica las sensaciones que te producen escuchar a estas personas y jurate a ti mism@ que lo harás. Prometeselo a la persona que más ames en tu vida (pero no se lo digas). Imagina que esa persona estará presente cada vez que seas consciente de tomar esa decisión y que te felicita por volver a hacerlo o por no volver a repetirlo.

Esos son los pasos del compromiso con uno mismo y los pasos para que no cueste esfuerzo hacer nada. Lógicamente estos no son los únicos. Estos son los que utilizo yo para conseguir algunas metas. Hay otras metas que hago de otra manera pero la verdad es que no pienso: “Esta meta me la voy a proponer así y esta otra de esta otra manera”, simplemente fluye y yo te lo cuento. ¿Sabes que la mente no diferencia entre realidad e imaginado?, es por eso que si empiezo a hablarte de hormigas subiéndote por la pierna, probablemente acabe picándote. La mente la puedes utilizar como mejor te convenga. Por eso puedes condicionarte con emociones fuertes, implicando imaginariamente a personas importantes en tu vida, todo vale si da resultados. Habrá otros coaches que lo hagan de otra manera.

Desde hoy te invito a tomar una decisión diaria. La mía de hoy era contártelo.

Prueba! es un placer que experimentarás. Que tengas un buen día

Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.
CODIGO HTM PARA USO DE COOKIS