La violencia también tiene armas para combatirlas - Decretos positivos para todos los días


La mejor pelea es la que no se acepta. La persona violenta o enojada, se desarma con una sonrisa y con la voz baja.

 Ante estas “armas”, el iracundo se siente desorientado, 
cuando ante su descontrol, 
la otra persona reacciona con absoluto control de su estado anímico y de la situación, 
respondiendo a sus insultos con palabras dulces y cariñosas o sabias.

No hay comentarios: