UN SOPLO PARA ENCENDER TU ALMA


"Basta con un soplo para apagar una llama. 

Pero si alimentáis esta llama, el mismo soplo que amenazaba apagarla la reforzará hasta tal punto, que nada podrá oponerle ya resistencia. 

La llama es un símbolo del espíritu. 

Si no alimentáis a vuestro espíritu, si lo descuidáis porque tenéis otras cosas que hacer, por así decirlo, su llama se volverá tan frágil que cualquiera pequeña dificultad la apagará.

 Y ¡esto es lo que le sucede a tanta gente! Se arrastran, comen, beben, chapucean, pero su espíritu se apaga. 

Otros, al contrario, con la oración, la meditación y la contemplación alimentan la llama de su espíritu, que se vuelve tan poderosa que las tormentas de la vida no hacen más que fortalecerla. 

En efecto, las mismas dificultades, los mismos obstáculos que derrumban a unos refuerzan a los otros. 

No debéis confiar en el poder del espíritu diciéndo que cuando tengáis dificultades él vendrá a ayudaros. El espíritu sólo será poderoso y sólo vendrá ayudaros si lo alimentáis.

No hay comentarios: