No debo considerarme como una “esponja” que puede absorber los problemas de los Demás


No debo considerarme como una “esponja” que puede absorber todos los problemas y el dolor de los demás.

 Si quiero ayudar a mi prójimo, debo hacerlo comprendiendo sus sentimientos y sus necesidades, pero nunca involucrarme mentalmente hasta el punto que me afecte de la misma forma a mí, pues entonces pierdo toda la fuerza y, en vez de ayudar, lo que estoy haciendo es agravando el problema.
 
Debo transmitir en todos los casos, fuerza, valor, entereza: en definitiva, positividad.
 
 

No hay comentarios: